Bg  |  De  |  En  |  Fr  |  It  |  Pl  |  Ro

Experimentos de alimentación comparativos

En los años 1997 y 1998, el Bayerische Landesanstalt für Bienenzucht (Instituto Bávaro de Apicultura) de Erlangen llevó a cabo extensos experimentos en los emplazamientos de Erlangen y Kringell, con cerca de 100 colmenas, para la alimentación invernal con alimentos a base de sacarosa y a base de almidón. Mediante estos experimentos se pretendía determinar si la composición del alimento para abejas tiene influencia en los siguientes aspectos.

Tolerabilidad por las abejas

Como resultado se puede afirmar que todas las colmenas alimentadas con Apiinvert sobrevivieron en ambos emplazamientos. En algunas de las colmenas alimentadas con productos de sacarificación del almidón se constató una amplia reducción de la población. Esta observación se refiere principalmente al emplazamiento de Kringell, de clima más riguroso. Una posible explicación de estos resultados es que los oligosacáridos (azúcares compuestos) no pueden ser degradados, o sólo pueden serlo hasta cierto punto, por las propias enzimas de las abejas. Esto supone un lastre para la vesícula intestinal de la abeja, que provoca enfermedades diarreicas. La proporción, a veces elevada, de ceniza y pigmentos en los productos de la sacarificación del almidón intensifica estos efectos.

Variación del espectro de azúcar desde el momento de la alimentación hasta el almacenamiento

Las abejas cuentan con diversas enzimas, de entre las cuales la invertasa es la más importante para la descomposición de los carbohidratos. Esta enzima descompone el azúcar doble sacarosa en sus componentes fructosa y glucosa. Estos monosacáridos quedan, de forma relativamente rápida, a disposición de las abejas como fuente de nutrientes. El azúcar doble maltosa, contenido en los productos de sacarificación del almidón, se descompone en glucosa con mucha mayor lentitud, y por lo tanto su aprovechamiento por la abeja es peor. En algunos casos, la proporción de maltosa en el alimento suministrado y almacenado en el panal aumentó hasta el momento los trabajos de inicio de la primavera, lo cual denota la existencia de reacciones posteriores. Los oligosacáridos que se forman son difícilmente aprovechables - o no lo son en absoluto - por las abejas.

Tendencia a la cristalización del alimento en el panal

La tendencia a la cristalización se determinó en el alimento almacenado y tras los trabajos de inicio de la primavera. Se constató que los jarabes alimenticios ricos en glucosa y maltosa tendían a una cristalización más acusada. En algunos casos no fue posible aislar jarabe de las celdas, dado que el contenido estaba completamente cristalizado.
En panales de enjambres que habían sido alimentados con Apiinvert se observó tan sólo una escasa tendencia a la cristalización. De este modo, las abejas disponían de una cantidad suficiente de alimento aprovechable.